¿Quién Mató a Álvaro Gómez?

¿Quién Mató a  logo gabriel velasco

Álvaro Gómez?

09 SEPTIEMBRE, 2020 POR GABRIEL VELASCO OCAMPO

El 2 de noviembre de 1995, mientras nuestro país trasegaba por los escándalos del proceso 8000, en medio de los daños que causaron a la institucionalidad y al Estado los dineros del narcotráfico, balas criminales silenciaron la voz del más importante opositor del gobierno del momento, del colombiano que para muchos representaba la esperanza, Álvaro Gómez Hurtado.

Veinticinco años después, la palabra impunidad se ha convertido en el mejor adjetivo para describir lo que ha sido el proceso para esclarecer los hechos que causaron su muerte. Pero esto debe cambiar, este magnicidio no puede seguir sin resolverse. Colombia exige conocer la verdad.

En los últimos días, se han conocido nuevas versiones que podrían convertirse en una oportunidad en el camino a la verdad. La primera de ellas, proviene de testimonios de colombianos que hoy purgan cárcel en el exterior, y quienes han señalado a las FARC como culpables de este crimen de lesa humanidad.

La segunda, proviene de líderes políticos, quienes han vinculado a importantes miembros de la política nacional como presuntos conocedores de la verdad, hasta el momento oculta, de quienes están detrás de este atroz delito. En las ultimas horas, se han develado documentos que mostrarían unos presuntos seguimientos al ex candidato presidencial y líder conservador, ordenados por el gobierno del Presidente Samper.

Lo cierto es que este crimen que tanto daño hizo a nuestra democracia no puede seguir en la impunidad; la Fiscalía y las entidades correspondientes a la investigación de aforados deben dar celeridad a esta investigación y profundizar sobre estas nuevas versiones. Se debe citar y escuchar las versiones de los lideres del partido FARC, al ex presidente Samper, a quien fungió como director del DAS durante su gobierno, y a todos esos otros nombres que hoy son noticia, dadas las ya mentadas declaraciones de los últimos días. Sus versiones son necesarias para develar la verdad sobre la muerte de Gómez Hurtado.

La ausencia de resultados en este y en otros tantos otros crímenes que permanecen inconclusos, al igual que la impunidad que hoy se hace visible en nuestro país, son un pésimo ejemplo en la construcción y el fortalecimiento de nuestra república. Colombia debe salir de este limbo y demostrar que es capaz de aplicar la justicia sobre aquellos que han buscado destruir la institucionalidad y la democracia.

No perdamos la oportunidad de resolver este crimen que tanto dolor y desesperanza trajo a nuestro país, dejando claro que en la búsqueda de esta verdad no puede haber espacio para la impunidad y qué los culpables deben ser objeto de todo el peso de la ley.

Comparte para que más personas paren bolas

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *